Compartir

El ambiente nos provee servicios ecosistémicos indispensables como puede ser la disminución de la contaminación del aire y agua, recursos alimenticios y naturales con valor económico como también elementos estéticos y recreacionales.
El primer paso para proteger especies nativas de tu zona o en peligro es aprender cuán importantes e interesantes son.

Hacé de tu casa un espacio amigable para la vida silvestre.  Guarda de forma segura tus residuos en tachos con tapa y cerradura.
Si tienes bebederos para aves desinfectarlas regularmente para disminuir las posibilidades de transmisión de enfermedades. Utiliza calcomanías sobre las ventanas de tu oficina y hogar para alertar a las aves y evitar así que estas colisionen.
Siembra plantas nativa, estas proveen alimento y refugio a la fauna silvestre. 
Atraer insectos como abejas y mariposas ayuda a polinizar tus plantas. Al mismo tiempo la proliferación de especies invasoras ha impactado la población de estas últimas ya que compiten por hábitat y alimento. Incluso algunas pueden ser depredadoras de especies nativas, forzando de esta manera su extinción.

Evita usa herbicidas y pesticidas. Estos pueden ayudar a tu jardín a lucir bien pero son en realidad sustancias contaminantes nocivas para la vida silvestre.