Compartir

“Este tema fue ignorado por el mundo académico durante años. En el pasado, solo pude encontrar 60 estudios buenos. En cambio ahora, la cifra de investigaciones se acerca a los 1,000 y en general estos apuntan hacia una misma dirección: la naturaleza no solo es agradable de tener, sino que es imprescindible para la salud física y el funcionamiento cognitivo”, dice el periodista y autor de “El último niño en el bosque”, Richard Louv, que acuñó el término “Trastorno por déficit de naturaleza” -idea de que los seres humanos pasan menos tiempo al aire libre que en el pasado, y la creencia de que este cambio da como resultado una amplia gama de problemas de conducta-.

Comunícate